Reinfectarse de COVID-19, ¿es posible?

Mujer con termómetro. - GETTY - ARCHIVO

   MADRID, 27 Nov. (EDIZIONEZ) -

   ¿Qué se sabe hasta ahora de la inmunización por SARS-CoV-2 tras superar la enfermedad?,¿depende de la persona? ¿Es posible que alguien que haya superado la infección vuelva a contagiarse? Es una de las grandes incógnitas sobre esta enfermedad pero poco a poco, y por suerte para todos, se van dilucidando distintos conceptos sobre esta infección que tantos quebraderos de cabeza nos está proporcionando.

   "Hasta la fecha los casos de reinfección son casos anecdóticos. Y no parece que vaya a ser preocupante puesto que se han publicado en artículos científicos no más de una decena de casos (aunque en la prensa se hayan anunciado alguno más) de entre más de 55 millones de infectados en el mundo y algo más de un millón de fallecidos", asegura en una entrevista con Infosalus, el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) el doctor Marcos López Hoyos.

   Sobre si serán casos más graves que la primoinfección, el experto mantiene que hasta el momento es algo que se desconoce, puesto que de los escasos pacientes descritos en la literatura científica ha habido un par de casos en los que la reinfección fue más grave.

   Concretamente, cita que en una paciente con patología importante de avanzada edad y en otro caso de Estados Unidos. "En los otros casos fue igual o menos sintomática. El problema en los casos de reinfección es que no se suele documentar la respuesta inmunitaria inducida en la primoinfección, y no sabemos si la reinfección es más o menos grave porque el sistema inmunitario del paciente era deficiente y no indujo una buena respuesta ante la primera infección", aclara.

   Con ello, y pese a haber superado la COVID-19, el presidente de la SEI mantiene que en esta pandemia no podemos relajarnos en ningún momento, y a pesar de haber superado la enfermedad, mientras no dispongamos de la vacuna.

   "Incluso, haber superado la infección supondrá que se ha generado una memoria inmunológica que te protegerá en buena medida. Sin embargo, aún no sabemos si, aunque uno esté protegido, no suponga un peligro de transmisión del virus al resto de la población. Por lo tanto, el uso de la mascarilla y el cuidado de las medidas de distanciamiento y salud pública se deben seguir manteniendo aunque la hayas superado", insiste el especialista.

¿QUÉ PASA CON LOS ANTICUERPOS?

   Por otro lado, una de las cuestiones relacionadas con la reinfección y que más está desconcertando a la población son los anticuerpos generados tras superar la infección. Para poder explicarlo, el doctor Marcos López Hoyos recuerda que el sistema inmunitario de una persona infectada por SARS-CoV-2 combate frente al virus con dos tipos de respuesta.

   En primer lugar, dice que activa su respuesta inmunitaria 'innata o natural'. "En un número elevado de casos, sobre todo asintomáticos, es posible que sea suficiente con esta respuesta, que es la primera línea de combate no especializada frente a cualquier agresión a nuestro organismo", subraya el Jefe de Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander.

   Si no pasa de aquí, el experto ve posible que no se induzca la respuesta inmunitaria adaptativa, la respuesta especializada y sofisticada, que genera anticuerpos y células T específicas frente al coronavirus. "El que se induzca un nivel de respuesta dependerá del individuo y del tipo de infección que haya sufrido. En general, cuanto más afectación clínica induzca la infección, mayor respuesta inmunitaria especializada y generará una inmunidad específica protectora frente a nuevas exposiciones", señala.

   Por otro lado, ¿se puede perder esa inmunidad con el paso de los meses?¿Qué sabemos hasta ahora? El doctor advierte aquí de que los anticuerpos reflejan una parte de la respuesta inmunitaria especializada. "Para producirse, se han tenido que inducir también células T específicas frente al virus. Una parte de esas células T colaboran (células T cooperadoras) con las células B para producir los anticuerpos. Otras células T que se generan tendrán capacidad para matar al virus (células T citotóxicas)", detalla.

   Pues bien, señala que los anticuerpos se forman entre otras cosas para bloquear la interacción del virus con el receptor en las células de nuestro organismo. "Esos son los anticuerpos neutralizantes que se buscan con las vacunas y que se usan cuando tratamos con plasma de personas convalecientes. Hay evidencias que muestran que esos anticuerpos llegan a durar 7 semanas", apostilla.

   En cambio, según continúa, habría otros anticuerpos, que se detectan con algunos métodos, que no tienen esa capacidad neutralizante y que, además, parece que duran algo menos. "Estos anticuerpos son los que parcen medirse en aquellos casos que se describen que pierden anticuerpos. Lo importante es que los anticuerpos que bloquean al virus persisten más", resalta el doctor López Hoyos.

   Pero, por otra parte, menciona que se generan las células T que reconocen al coronavirus. "Las habrá 'células T cooperadoras', que son las organizadoras de la respuesta inmunitaria específica, y 'células T citotóxicas', que eliminan el virus. Las evidencias parecen indicar que estas células T pueden persistir incluso más tiempo que los anticuerpos neutralizantes (varios años). Es más, se han visto casos de personas convalecientes que han superado la infección y que tienen céulas T que reconocen el virus pero en las que no encontramos anticuerpos en su sangre", mantiene.

   Sobre el papel de las vacunas, el presidente de la Sociedad Española de Inmunología subraya que éstas inducen una respuesta inmunitaria que se asemeja a la inducida por la infección cuando activa la respuesta inmunitaria adaptativa específica. "La vacuna debe ser capaz de inducir la producción de anticuerpos que neutralicen el virus pero también de células T específicas frente al virus", concluye.


Subir