Anafilaxia: claves para su identificación precoz y tratamiento inmediato

Archivo - Anafilaxia, asma, alergia. - ANTONIOGUILLEM/ ISTOCK - ARCHIVO

   MADRID, 28 (EDIZIONES)

   La anafilaxia es una reacción alérgica grave de rápida instauración (en escasos minutos) y generalizada que puede acompañarse de caída de la presión arterial y puede llegar a amenazar la vida del paciente, al producir síntomas variados en diversos sistemas de nuestro organismo.

   "Es decir, afecta a todo el organismo (sistémica). Para que una reacción alérgica pueda ser considerada una anafilaxia ha de afectar a dos o más sistemas del organismo. Puede llegar a ser grave, produciendo síntomas respiratorios como el ahogo, con caída de la tensión y la pérdida de conocimiento (choque anafiláctico). En casos muy extremos, puede conducir a un desenlace fatal, especialmente si no se reconocen los síntomas y no se actúa rápidamente. La anafilaxia es una urgencia médica", advierte en una entrevista con Infosalus la doctora Martha Cabrera Sierra, alergóloga del Centro Médico Quironsalud Tres Cantos (Madrid).

   Se estima que la anafilaxia afecta a entre 3 y 30 individuos por cada 100.000 personas al año, según apunta la especialista. Entre estos casos, dice además que la mortalidad se ha situado entre el 0,05 y el 2%. "Así, vemos que no se trata de una enfermedad muy frecuente, y que solo unos pocos casos llegan a ser fatales. Esto significa que, por ejemplo en España, cada año se producen probablemente entre 1.500 y 15.000 anafilaxias, y que los casos mortales se sitúan entre 1 y 300", afirma la especialista en Alergología.

   Generalmente, estos pacientes son atópicos, suelen manifestar patología respiratoria del tipo rinoconjuntivitis o asma y se caracterizan por presentar un estudio alérgico positivo (pruebas cutáneas o determinación de IgE específica) frente a alimentos, por ejemplo, que es lo que les provoca esta reacción. "Suele ser más habitual en mujeres que hombres de edades comprendidas entre los 10 y los 25 años", según apostilla la doctora.

   ¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS Y CAUSAS?

   A su juicio, es importante saber que esta reacción alérgica generalizada aparece a los pocos minutos tras la ingestión del alimento, incluso trazas de éste o alimentos que lo puedan contener, y progresa muy rápidamente afectando a todos los órganos.

   "Podría ocurrir también por el propio vapor de la cocción del alimento que se está haciendo (vía inhalada). Su cuadro clínico se caracteriza por prurito (picor) generalizado, urticaria (habones y enrojecimiento de la piel), angioedema (hinchazón), edema laríngeo (ronquera), broncoespasmo (dificultad para respirar, ruidos respiratorios), síncope (pérdida pasajera del conocimiento), dolor torácico, confusión, somnolencia, coma, dolores abdominales, vómitos, diarreas, arritmias cardiacas, hipotensión (bajada de tensión) y choque anafiláctico", detalla.

   Para diagnosticar la anafilaxia subraya que solamente se dispone de la sospecha clínica, y actualmente no existe ninguna prueba médica que la pueda confirmar o descartar en el momento. "Hay que tener en cuenta que un 20% de las anafilaxias no tienen manifestación cutánea", apostilla.

   Entre sus causas más habituales, la especialista de Quirónsalud apunta a los medicamentos, los alimentos y a las picaduras de abejas y de avispas. En los adultos, mantiene que la principal causa son los fármacos, y entre ellos destacan los antibióticos como las penicilinas y sus derivados, seguidos en frecuencia por la aspirina y los antiinflamatorios.

   "El segundo lugar lo ocupan los alimentos, entre los cuales destacan las frutas como el melocotón, los frutos secos y el marisco. En los niños, el desencadenante más común son alimentos como el huevo, la leche, los frutos secos, el pescado y el marisco", prosigue.

   Otras causas menos frecuentes son el látex, especialmente relevante en el contexto sanitario, donde se usan los guantes de goma para realizar la mayoría de exploraciones y procedimientos médicos; o el anisakis, que es un parásito que se encuentra en el pescado, según confirma.

   En algunos casos, la doctora Cabrera resalta que la anafilaxia puede deberse a otros agentes, como el ejercicio o el frío. "Además, existen otras enfermedades poco habituales que pueden manifestarse clínicamente con reacciones anafilácticas; tal ocurre con las mastocitosis, donde hay un exceso de mastocitos que se activan con facilidad, liberando las sustancias que desencadenan los síntomas alérgicos. En un porcentaje no despreciable de casos, no se halla una causa específica, incluso después de un estudio alergológico exhaustivo", agrega.

   Existen asimismo cofactores asociados para que se produzca la reacción anafiláctica, avisa la doctora Cabrera Sierra: "La anafilaxia inducida por ejercicio y asociada a alimentos es una forma de anafilaxia que ocurre sólo cuando el paciente hace ejercicio inmediatamente, o hasta 4 horas después de la ingesta de un alimento. Ahora bien, en ausencia de ejercicio el paciente puede ingerir el alimento sin que éste le cause ningún tipo de reacción. Otro cofactor asociado es el estar recibiendo tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (AINES)".

   CLAVE DETECTARLA A TIEMPO

   En este contexto, la especialista del Centro Médico Quironsalud Tres Cantos subraya que muchos casos podrían evitarse con un buen diagnóstico y tratamiento, y más teniendo en cuenta que en no pocas ocasiones las personas implicadas son individuos jóvenes, incluso niños, sin una enfermedad grave previa. "Por ello, es importante reconocer los síntomas y sus posibles desencadenantes de forma precoz, ya que la rápida administración del tratamiento adecuado, puede evitar un desenlace fatal", alerta.

   La adrenalina intramuscular es el tratamiento de elección en la anafilaxia en cualquier ámbito y debe administrarse precozmente, según asegura, al tiempo que precisa que la triptasa sérica puede ser un marcador útil para confirmar el diagnóstico de anafilaxia.

   "Pero esta prueba no es rápida de realizar, y por lo tanto no se puede esperar a los resultados antes de comenzar el tratamiento; servirán para confirmar la sospecha diagnóstica posteriormente. La anafilaxia se debe distinguir de otras enfermedades con las que puede confundirse, como la urticaria, los desmayos, las crisis de asma y otras", aprecia la alergóloga.

   Con todo ello, y si está sufriendo un episodio alérgico, la experta indica que se debe acudir inmediatamente a un servicio médico de urgencias porque la atención médica es "urgente y vital".

   "Aún si el cuadro no es demasiado evidente, en más del 20% de los casos se produce anafilaxia retardada, bifásica o prolongada. Esto exige la observación de todos los casos. Es importante que llame al 112 o que acuda sin demora a urgencias, incluso aunque ya se encuentre mejor, ya que los síntomas de anafilaxia pueden reaparecer una vez pasados los 10-20 minutos que dura el efecto de la adrenalina. Si su alergia ya ha sido confirmada, debe llevar siempre consigo la medicación oportuna para los casos de reacciones alérgicas: broncodilatadores, antihistamínicos y adrenalina", sentencia la doctora Martha Cabrera, alergóloga de Quirónsalud.

   Cuando un paciente ha presentado una anafilaxia, y ha sido atendido en Urgencias, dice que debe permanecer en observación durante unas horas, para asegurarse de que la respuesta al tratamiento es la adecuada y de que no vuelven a aparecer los síntomas.

   Al alta, deberá solicitar que le entreguen un informe médico completo, donde conste la máxima información acerca de las posibles causas, constantes médicas, pruebas realizadas y tratamiento administrado.

   Posteriormente, sostiene que deberá ser remitido de forma preferente al alergólogo para determinar cuál ha sido el desencadenante y cómo evitarlo, y para educar al paciente y a sus familiares sobre lo que deben hacer en caso de que presente una nueva anafilaxia.

   Los pacientes que ya han sufrido una reacción anafiláctica previa suelen reconocer los síntomas cuando se inicia una nueva anafilaxia, según concluye: "El paciente deberá ser instruido en identificar los signos/síntomas que sugieren que está iniciándose una anafilaxia, para poner en marcha un plan de actuación que el alergólogo elabora para el paciente con el tratamiento y recomendaciones que debe realizar de forma inmediata cuando identifique que se está produciendo una reacción anafiláctica".