Los españoles consumen menos aceite de oliva que hace 6 años ¿por qué?

PIXABAY/CONDESIGN - ARCHIVO

8 de cada 10 españoles encuestados señalan que la tradición de la comida casera en España se podría llegar a perder si no se tomasen medidas adecuadas

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Desde el año 2012 el consumo de aceita por persona ha ido decayendo hasta llegar a casi un 20 por ciento en España, a pesar de siendo un "ingrediente indispensable", según muestran los datos del 'Barómetro Carbonell de Comida Casera. Una radiografía sociológica que define el momento que atraviesan las cocinas de toda España.

"Desde el año 2012 el consumo de aceite de oliva per capita en España está cayendo, y es una tendencia muy peligrosa por la importancia del sector para un país productor como España y porque pone en riesgo la dieta mediterránea", ha advertido el director de Marketing de Deoleo, Francisco Rionda.

En concreto, este barómetro se ha llevado a cabo en colaboración con el Instituto Sondea, con una muestra de más de 2.000 hombres y mujeres de entre 18 y 65 años, distribuida por zona geográfica, sexo y edad según datos del Instituto Nacional de Estadística (Padrón 2016) para que sea un fiel reflejo de ese segmento de la población española actual. El trabajo de campo se ha realizado a través de encuestas online en el mes de junio de 2018, y el error muestral máximo al 95 por ciento de confianza es de más o menos un 2,2 por ciento.

PUBLICIDAD

Todo ello en marco de que el 95 por ciento mayoría de los españoles considera que cocinar con aceite de oliva es bastante o muy sano, porcentaje que crece hasta el 98 por ciento si se refiere a las personas de 55 a 65 años.

LA JORNADA LABORAL: LA GRAN CULPABLE

"Por los horarios impuestos por la jornada laboral, cada vez tenemos menos tiempo y en la mayor parte de casos también menos ganas de cocinar en casa. A esto le sumamos que la industria alimentaria nos da soluciones rápidas, que nos evitan el trabajo de cocinar comida casera", es la respuesta que ha dado el Antropólogo de la alimentación en la Universitat Oberta de Catalunya y colaborador del Barómetro Carbonell de Comida Casera, Xavier Medina, al descenso de aceite de oliva.

Por lo tanto, "este descenso del consumo de aceite de oliva en general entre la población española puede corresponderse al descenso de la práctica de cocinar en casa, utilizando productos más cuidados o específicos para esta cocina casera".

PUBLICIDAD

A raíz de esta bajada del consumo, 8 de cada 10 españoles encuestados en el Barómetro Carbonell de Comida Casera señalan que la tradición de la comida casera en España se podría llegar a perder si no se tomasen medidas adecuadas, como por ejemplo emplear ingredientes frescos y el aceite de oliva como base de las recetas.

PUBLICIDAD

"Esta preocupación creciente es la que lleva a Carbonell a poner en valor la comida casera a través de nuestras campañas: las recetas cotidianas, esas que utilizan productos saludables como las verduras, las legumbres, el pescado fresco y por supuesto el aceite de oliva, nuestro mayor orgullo. Este es nuestro particular homenaje a la comida casera, pilar base de la gastronomía española y modelo de cocina saludable, que forma parte de nuestra identidad", ha añadido Francisco Rionda.

LA GRAN MAYORÍA DE LOS ESPAÑOLES LA ASOCIAN A DIETAS

A pesar de todo ello, el barómetro ha indicado que el aceite de oliva es el "ingrediente indispensable para cocinar en casa y asume mucho peso dentro de la dieta mediterránea", pues para el 86 por ciento de los encuestados es el producto que más se asocia con este tipo de dieta, muy por encima de las verduras (5%) u otros productos naturales como el pescado (2%), el queso (1%) o las frutas (1%).

Incluso dos estandartes de la gastronomía española como son el jamón serrano y el vino, "codiciados y reconocidos en todos los rincones del mundo", solo han sido escogidos por el 3 y el 1 por ciento de los encuestados respectivamente.

"Tenemos que educar a los más jóvenes en lo importante que es utilizar aceite de oliva en la cocina, ya que ellos son los próximos cocineros de este país y los encargados de hacer prevalecer la dieta mediterránea en futuras generaciones", ha puntualizado Rionda.

EN LA COMPRA: EL ACEITE ES INDISPENSABLE, Y ESTÁ EN LAS MEJORES RECETAS

A la hora de escoger la cesta de la compra y de cocinar, los españoles eligen el aceite de oliva es prioridad antes que otros ingredientes. 9 de cada 10 españoles lo consideran indispensable y opinan que no debería faltar nunca en su cocina.

Le siguen, "muy de lejos", otros ingredientes típicamente mediterráneos como son la cebolla (64 %), el ajo (55%), la pimienta (18%), el perejil (15%) y el vino (13%). No consideran tan indispensable a la hora de cocinar otros tipos de aceites menos saludables como el de coco o sésamo (2%), la salsa de soja (2%), la mantequilla (4%) o el aceite de girasol (5%).

Para el 86 por ciento de los encuestados en el Barómetro Carbonell de Comida Casera el aceite de oliva es el principal ingrediente que se utiliza a la hora de elaborar las mejores recetas, frente a otras opciones como son las especias (50%), el vino (30%), o el vinagre (19%). Son las mujeres (89%) las que más utilizan el aceite de oliva para cocinar sus platos preferidos. A medida que aumenta la edad de los encuestados, aumenta el porcentaje de estos que utilizan el aceite de oliva para cocinar sus platos preferidos.

LOS JÓVENES, LOS QUE MÁS LA USAN

Casi un 28 por ciento de las personas con edades comprendidas entre los 18 y 24 años utilizan asiduamente la nata para cocinar, bastantes puntos por encima que el resto de grupos encuestados. En cuanto a la mayonesa, el 21 por ciento de la muestra afirma que está dentro de su dieta habitual, siendo las personas de entre 45 y 65 años los que más "abusan" de esta salsa.

"La influencia de algunas cocinas más o menos de moda han introducido en nuestros hábitos la utilización de otros elementos como base de los platos, en ocasiones de base animal, como pueden ser las mantequillas o las natas", ha especiado Mediana.

Estos últimos, son elementos que dan una mayor pesantez a los platos y contienen grasas saturadas que no aportan necesariamente nada positivo a las recetas; y "el hecho de cocinar en casa implica siempre un mejor conocimiento de todos aquellos ingredientes que entran a formar parte de cada comida, y normalmente solemos escoger mejor la calidad de los mismos cuando elaboramos nosotros mismos los platos que no cuando compramos productos ya preparados de los que no siempre conocemos los componentes en detalle", ha concluido.